AUTONOMÍA REAL: DARLES LA OPORTUNIDAD DE ELEGIR

Cuando hablamos de fomentar la autonomía en las niñas y los niños algunas personas piensan en la adquisición de ciertas habilidades. Pero la autonomía no es solo que sean capaces de vestirse, o de recoger sus juguetes, o de ayudar en casa a poner la mesa. Hablar de autonomía es mucho más. La autonomía es ser capaz, por uno mismo, de elegir. Y eso, a lo largo de nuestra vida, va a tener mucha importancia. 

Ser autónomo implica ser responsable de nuestras acciones, reconociendo e integrando las consecuencias de las mismas. Así mismo, implica el poder cuidarse a uno mismo y a los demás, actuar de una manera sana en situaciones negativas y manejar la frustración. Y, por supuesto, implica ser capaces de tomar nuestras propias decisiones.

Y nosotros como adultos, podemos darles herramientas para que, poco a poco, vayan desarrollando la capacidad de decidir, desde la responsabilidad y la libertad. Decisiones que comienzan por la cantidad de comida que les apetece, o el color de la camiseta, o el lugar donde guardar los juguetes…pero que poco a poco, irán adquiriendo cada vez más importancia y relevancia. Y si están acostumbrados a decidir por sí mismos desde edades tempranas, serán personas adultas que escuchen sus necesidades y elijan desde ese lugar: el respeto a sí mismos y a los demás.

 

 

Además, si les mostramos respeto por sus gustos, por sus emociones, y les dejamos que expresen sin sentirse juzgados, estaremos enseñándoles a escucharse a sí mismos y a los demás. 

Si les dejamos que hagan las cosas solos pero brindándoles la ayuda que estimen necesaria, estaremos ayudándoles a construir una autoimagen positiva, enseñándoles que son capaces de buscar soluciones y resolver sus conflictos.

Y, si les mostramos que los errores son oportunidades de aprendizaje en lugar de fallos que lamentar, estaremos entrenando su cerebro en positivo y dotándoles de una potente herramienta para generar aprendizaje significativo.

Fomentar la autonomía en las niñas y niños es, simplemente, darles nuestro voto de confianza. Decirles que sabemos que pueden hacer lo que se propongan. Mostrarles que son capaces de tomar decisiones en su vida y de llevarlas a cabo. Es ayudarles a ser ellos mismos, acompañarles desde el respeto a su propio ser.

Deja un comentario